El territorio

montefioralle

El «terruño» de Montefioralle

Nuestros viñedos están situados en las laderas meridionales de la colina que alberga el burgo medieval de Montefioralle.

Los viñedos están dispuestos en diversas terrazas expuestas hacia el sudeste, a unos 400 metros sobre el nivel del mar.

El suelo es rico en esqueleto principalmente alberese, y en consecuencia calcáreo, y su excelente capacidad de drenaje permite que las vides extiendan sus raíces en profundidad.

El territorio de Montefioralle puede considerarse como un auténtico «cru» en términos de composición del terreno y de microclima, y los vinos producidos por nuestra empresa, al igual que los de nuestros vecinos, presentan un carácter único y distintivo entre los grandes tintos del Chianti Classico.

montefioralle street

El burgo

El castillo de Montefioralle (en su origen Monteficalle) se encuentra en el centro de una zona en la que no faltan los testimonios de la vida romana. El origen del castillo se remonta al año 931 aproximadamente. En su viaje de Cluny a Roma, el monje alemán Tanchelmo fundó un monasterio fortificado en la colina de Montefioralle siguiendo el estilo de la arquitectura militar germánica.

El castillo aparece mencionado por primera vez en un documento de 1085. Perteneció a las familias de los Ricasoli, Benci, Gerardini y Buondelmonti. En 1325 Castruccio Castracani tomó con la fuerza la abadía fortificada y modificó su arquitectura general: reforzó el recinto con una segunda muralla y aumentó el número de torres.

Más tarde el castillo estuvo bajo el control de Florencia y de Siena y, por último, de Florencia. Conservó una cierta importancia política: fue sede de un ayuntamiento y del hospital de S. Maria del Bigallo y administró y controló las tierras circundantes durante un largo período.

La familia Vespucci poseyó una casa en el burgo de Montefioralle. Esto ha dado vida a la creencia de que el célebre Américo Vespucio, el navegante que descubrió América, pudo haber nacido aquí. En realidad no existe ningún documento que pruebe que la familia Vespucci fuera propietaria de la casa en la época de Américo, a finales de 1400.

Actualmente el pueblo de Montefioralle cuenta con unos 100 habitantes y está incluido en la red de los burgos más bonitos de Italia.